Productos y tratamientos para el rostro

¿Conoces realmente para qué sirven y qué son los productos para el rostro? Mucha gente mucho sobre los productos que hay para el rostro, por ejemplo: ¿Cuál es la diferencia entre una BB Cream y una CC Cream? ¿Para qué sirve un sérum? ¿Es realmente necesario el tónico? ¿Como se aplica bien la base? y un largo etc. En esta entrada me gustaría aclarar para que sirven los productos para el rostro (no voy a entrar en productos para ojos y labios), como sacarles el máximo partido y cuales son los tipos que hay.
Comenzamos.



Limpiador: Con esto me refiero a los limpiadores jabonosos, en limpiadores podríamos incluir desmaquilladores o aguas micelares (de los que hablaré más adelante) pero, aquí voy a hacer incapié en una limpieza más profunda.
Este producto es el primero que tenemos que usar en nuestra rutina diaria, tanto por el día como por la noche. Hoy en día existen productos como el clearsonic que ayudan a limpiar la piel y a que el jabón haga mejor su trabajo pero si no disponemos de él podemos usar esponjas (que no arañen la piel) o las manos. Debemos usar un producto adaptado a nuestro tipo de piel (esto sirve para todos los siguientes también), porque podemos dañárnosla o por otro lado quedarnos cortos con el tratamiento. Para mí este paso es de los imprescincibles por lo siguiente:
· Limpia exceso de grasa, células muertas, sudor, suciedad externa, etc...
· Permite que se absorban mejor los productos que apliquemos a continuación.
· Los poros se cierran y limpian.
Después de usarlo se nos puede quedar sensación de tirantez, por eso a continuación es importante tonificar e hidratar (como mínimo).













Desmaquillantes: Son productos que se utilizan para desmaquillar. Podemos usar el jabón antes mencionado para esta acción pero es preferible primero desmaquillar y después limpiar profundamente.
Para desmaquillar tenemos varias opciones:
· Agua micelar: a este producto le he dedicado un apartado más abajo porque me parece especial y que merece una mención especial. Se aplica con un disco de algodón y frotando suavemente por el rostro para retirar el maquillaje.
· Leche limpiadora: Se trata de un producto no graso con textura en crema pero que, en cuanto entra en contacto con la piel coge una textura acuosa. Se aplica de la misma forma que el agua micelar o. podemos aplicarlo con las manos, frotar y después retirar con un algodón.
· Lociones desmaquillantes: Se trata de productos con diferentes tipos de texturas (unas se acercan más a las leches y otras al agua micelar). Se suelen trabajar de la misma forma que el agua micelar. Y hay cientos de productos, cada marca saca diferentes tipos de lociones desmaquillantes.ç
· Aceites desmaquillantes: Son soluciones aceitosas que gracias a esta característica eliminan mejor el maquillaje, sobretodo los productos waterproof. Se suelen aplicar masajeando con las manos y, posteriormente retirando con un algodón o con agua tibia (yo prefiero la segunda opción).
Estos productos deben utilizarse antes del limpiador pero no sustituirlo.












Tónico: Este paso también es primordial. El tónico regula el pH de la piel después de la limpieza, cierra los poros, hidrata y refresca y, prepara la piel para los productos posteriores que vayamos a usar. Este paso va siempre después de la limpieza. La mejor forma de aplicarlo para mi gusto es con un algodón y suaves movimientos circulares o, con las yemas de los dedos a pequeños toques.
Hasta que este producto no se haya secado por completo no debemos aplicar el siguiente producto.













Sérum: Este producto es de tratamiento y se utiliza antes de la crema. Lo más característico de este producto es la cantidad de principios activos y vitaminas que posee por ello sus efectos son tan inmediatos. Pese a esta característica no podemos saltarnos la hidratación que nos proporciona la crema.
La mejor forma de aplicarlo es a toquecitos suaves y usando poca cantidad. En este caso, menos es más.













Crema hidratante/nutritiva/de tratamiento: Para mí el paso imprescindible. Aplicarnos la crema hidratante además de aportar beneficios a nuestro cutis nos hace sentirnos mejor. No sé vosotras pero cuando me la aplico siento como que mi piel mejora al instante, se refresca y toda la tirantez que pudiese haber, se va. Como os he dicho antes hay que tener en cuenta nuestro tipo de piel porque, probablemente no necesitemos solo hidratación si no también nutrición, control de sebo, etc... También hay que tener en cuenta que hay cremas para el día y cremas para la noche. Las del día se pueden usar en ambas ocasiones, las de la noche solo por la noche. Estas cremas poseen más concentración de algunos ingredientes debido a que por la noche la piel absorbe mucho mejor todo.
Al igual que os digo que el sérum se suele notar antes, este paso se convierte en algo imprescindible. Con el tiempo (a veces con poco) se notan los resultados y debemos continuar siempre. Es un "tratamiento de mantenimiento".
La mejor forma de aplicarla es con la yema de los dedos con suaves movimientos circulares hasta que la piel la absorba en su totalidad.



Mascarilla: Se aplica 1-2 veces por semana dependiendo del tipo de piel. La función que tienen las mascarillas es la de intensificar algún tipo de "tratamiento" sobre nuestra piel. es decir, si tenemos una piel muy seca la de ayudar a la crema, al sérum,.. la mascarilla ayudará a nutrir la piel. Nos dará ese toque de nutrición.
Hay cientos de mascarillas, podemos combinarlas y hacer mil cosas con ellas. Hay unas que se usan con más frecuencia y otras con menos, eso siempre lo especifican en la caja.
Muchas también sirven para dar un respiro a nuestra piel (por ejemplo una refrescante para cuando estamos en pleno verano).













Peeling: Los peelings son sustancias químicas, que hacen que se renueven las capas de la piel. Se favorece la eliminación de imperfecciones (como las marcas de acné), se disminuyen las arrugas, la piel se rejuvenece, se hidrata, mejoran los poros, se ve más luminosa, etc...
Suelen utilizarse ácidos como el glicólico, el salicílico, el fenol, etc... Normalmente estos tratamientos los realizan dermatólogos o en centros estéticos, pero hay algunos para utilizar en casa. Yo aconsejo preguntar siempre a nuestro dermatólogo si podemos someternos a él y cual es el más adecuado para nosotros.

Agua termal: Es un agua con alto contenido en minerales, no contiene bacterias, cal, etc... Su principal cualidad es la de calmar la piel cuando está irritada (por ejemplo después de algún tratamiento, alguna depilación,..). Es perfecto para pieles sensibles puesto que calma muchísimo la piel, en verano para refrescarnos e hidratarnos es perfecta (para después de tomar el Sol por ejemplo. Cuando has sufrido quemaduras también es muy útil, la pulverizamos y notaremos que se calma ese escozor tan desagradable. Otro de sus usos es el de fijador de maquillaje, una vez hemos terminado de aplicarlo pulverizamos un poco sobre la piel y, esto ayudará a que aguante más nuestro maquillaje.














Agua micelar: El secreto de este agua novedoso reside en las micelas, que son la base de su composición. Lo que hacen este conjunto de moléculas llamadas micelas que es tan novedoso es atraer la suciedad y el sebo propios de la piel en vez de arrastrarlos. Más que como desmaquillante sirve como limpiador para la piel puesto que, el maquillaje no lo termina de retirar al 100%. A mi es un producto que me gusta mucho y me es muy agradable (yo uso el de Avène) se utiliza empapando un algodón y haciendo pequeños movimientos circulares para limpiar bien la piel.















Corrector: El corrector como su propio nombre indica sirve para corregir (viva la rebundancia). Se utilizan para hacer "desaparecer" todo tipo de imperfecciones cutáneas (no solo para las ojeras como mucha gente piensa), para manchas, acné, etc... Hay que usar poca cantidad y extenderlo bien. Lo mejor es aplicarlo primero extendiéndolo (bien sea con un pincel o con los dedos) y, después si necesitamos más cobertura aplicar a toquecitos.
Hay que saber que tonos usar para cada tipo de imperfección.
Por último comentaros que hay correctores en formato fluido o compacto.




























Iluminador: Los iluminadores se usan para resaltar determinadas zonas del rostro. Como es el arco de la ceja, la parte superior del pómulo, el tabique nasal, etc... Los tenéis en diferentes formatos: fluidos, compactos y en polvo. Que no se os olvide que el formato lo debéis adaptar al tipo de piel y cobertura que queráis conseguir.
También se pueden mezclar con la base para dar más luminosidad al rostro.
























Polvos de Sol: Sobre este producto voy a hacer un pelín de incapié puesto que su uso está bastante malinterpretado. Mucha gente se lo toma como un contorneador y no es así. Su uso está pensado para dar pequeños toques en determinados puntos del rostro como si "nos hubiese besado el Sol". Los puntos clave para aplicarlo son: la zona "T" (parte alta de la frente, tabique nasal y un toque en el mentón) y después un toque por encima de los pómulos. Todo esto muy suavemente dejando en el rostro muy poca cantidad de producto. No debe interferir con el colorete.
Al decir que la gente lo suele usar de forma inadecuada no quiero decir que no se pueda usar para otras cosas (yo soy la primera que piensa que hay que "jugar" con los productos y probar todos sus usos) pero, la aplicación de un producto con brillo como es este, como contorneador no queda bien.












Rubor: El rubor se utiliza para dar vida nuestro rostro. Se aplica en los pómulos de una forma sutil y natural, para que parezca que esa "vida" sale de nuestro propia piel.
Los rubores también se encuentran en diferentes formatos como: fluido, compacto, en polvo y en crema. Tenéis muchas opciones de formatos y colores, podéis combinar y hacer mil cosas con ellos. En en el maquillaje son un producto imprescindible.


















Contorneador: Este producto sirve para dar forma a nuestro rostro, es una forma de esculpirlo. Las zonas a aplicar son a las que quieren dar profundidad como suelen ser las sienes o la zona inferior del pómulo. Podemos encontrarlo en formato en crema o en polvo (compacto).















Polvos: Se utilizan para fijar más el maquillaje, se aplican después de la base con una brocha o borla (yo prefiero una brocha), utilizando poca cantidad de productato. Los podéis encontrar en formato compacto o sueltos. Los hay de muchas clases: matificantes, hidratantes, otros que absorben el sebo, etc...














Prebase: Se utilizan para mejorar el aspecto de la piel y hacer que el maquillaje dure más sobre la piel. Tenéis muchos tipos: unas unifican el tono, otras cierran los poros, otras matifican, otras hidratan, etc... No suelen ser para usar a diario (también depende de la prebase) sobretodo si llevan muchas siliconas.












Base de maquillaje: Ya sabemos todas para que sirven las bases de maquillaje. Simplemente quería comentaros que formatos hay: compactas, en crema, fluidas y en polvo. Se aplican posteriormente a los productos de tratamiento y prebase. El corrector lo podemos aplicar antes o después de la base.















Crema con color: No son más que cremas hidratantes con un pequeño toque de color. No cubren mucho pero si que dan aspecto de buena piel y unifican un poco el tono. Para el verano son perfectas porque, además suelen tener gran parte del SPF.
















BB Cream: (Blemish Balm cream) Es una fusión entre un primer y una base de maquillaje pero con otras características. Las BB Cream corrigen a la larga las imperfecciones (son como una especie de tratamiento), mejoran los poros, dan luminosidad,... La desventaja que tienen es, que son poco cubrientes. Para el día a día me parecen perfectas, son menos agresivas para la piel que las bases de maquillaje y además a la larga corrigen imperfecciones.
En mi opinión las mejores BB cream son las asiáticas (y económicas, aunque hay de todo) como las de Skin79. Aunque realmente nacieron en Alemania por un médico que las mandaba como tratamiento, mantenimiento y cuidado de la piel después de intervenciones cutáneas.
Además, poseen SPF,  principios activos e hidratantes (libres de aceites).













CC Cream: La única diferencia con la BB cream, es que tienen principios activos aclaradores que unifican y corrigen la tonalidad de la piel, no solo para corregir imperfecciones. Tiene una mayor fijación en la piel.
Antes eran muy difíciles de conseguir pero, cada vez más firmas las sacan.














Espero que os haya gustado y sobretodo que os sirva de utilidad. Si queréis que profundice en algún producto mucho más solo tenéis que dejar algún comentario.

Muchos besos.

Entradas populares